PETICIÓN USO COMEDOR A BACHILLER

A : Sr Consejero de Educación y Cultura

Con motivo del inicio del bachiller en el IESO el próximo curso 2018/19 las familias nos han trasladado su sorpresa por no poder hacer uso del comedor como el resto del alumnado por lo que desearíamos trasladarles el parecer y la petición a ese respecto.

Las familias en los castigados entornos rurales han aceptado siempre la dificultad asociada que tiene su entorno y que se tengan sin duda menos servicios y prestaciones que en entornos urbanos. Más allá de polémicas estériles basta ver como los trabajadores de centros sanitarios o de otro tipo, incluidos educativos, ubicados en zonas como la nuestra deciden en su inmensa mayoría vivir en el centro de la región y trasladarse en vehículo a trabajar, ya que difícilmente habrá transporte público que compatible con sus horarios, y ello a pesar del riesgo que conlleva, de perder dos horas o más en su traslado y el coste añadido que supone.

Estas diferentes circunstancias del ámbito rural conlleva no solo diferencias con el entorno urbano, especialmente el central, sino también entre ellas, esto es algo que se ha aceptado con normalidad, nadie sugiere que porque en otros concejos haya servicios como la escuela de 0 a 3 años, servicios de transporte de cercanías con el área central, centros de enseñanza que imparten varios bachilleres o ciclos formativos, sean privilegiados sino que se asumen las distintas circunstancias e incluso la falta de recursos económicos que harían falta para implementarlos en más lugares y que en ocasiones ni siquiera depende de esa consejería que se ve obligada a cumplir lo que otras administraciones superiores le imponen.

Sin embargo no es entendible, que se niegue la prestación de un servicio que sería un añadido a los prestados en la localidad, de coste cero para la administración y que paliaría otros que en cambio no se prestan y a los que tienen acceso otros ciudadanos, aumentando así el atractivo para seguir residiendo en la localidad o para trasladarse a vivir a ella, cumpliendo así el objetivo, numerosas veces publicado de evitar el despoblamiento de las zonas rurales. Señalar que además en el ámbito rural el empleo es también escaso y cada vez hay mas familias cuyos componentes tienen que desplazarse fuera de la localidad para trabajar, aumentando así las dificultades para poder recoger a sus hijos o poder prepararles la comida, algo que diversas circunstancias sobrevenidas como enfermedades o pasar a ser familias mono parentales puede agravar en grado extremo. Si bien son pocas las familias que han mostrado interés en un primer momento de que sus hijos fueran al comedor, estimamos unas 7 , es una posibilidad que todos aprecian tener ahí para facilitarles la conciliación.

Recordar también que no existe transporte público para ir a los pueblos, por lo que los alumnos que residen en zonas alejadas de Arriondas tendrán que ser recogidos por sus familias o en el mejor de los casos tendrán que esperar a las 15:30, si tienen plaza en los autobuses escolares, para regresar a su casa por lo que no podrían comer hasta las cuatro de la tarde o más y si tienen que acudir a alguna actividad extraescolar o clases de refuerzo tendrían que volver a bajar a la localidad.

En cuanto a los problemas que se trataron a finales del curso anterior de comportamiento de los alumnos cómo anteriormente se señaló hay pocas familias que en un primer momento necesiten ese servicio, por lo que la cantidad total de alumnos que hacen uso de ese servicio sería igual o inferior al de los cursos anteriores ya que los nuevos cursos son menos numerosos, además se considera que la presencia de alumnos más mayores podría ser algo que podría solucionarlo al servir la presencia de estos alumnos, más maduros y mas mayores como ejemplo para los más pequeños que siempre tienen tendencia a imitarles, señalar a este respecto que las cuidadoras del comedor consideran que los alumnos de 4º de la eso, los más mayores, no daban ningún problema y serían estos alumnos con algo más de madurez aún los que cursarán bachiller el próximo año.

Entendemos que la conciliación familiar es un objetivo totalmente transversal como puede ser la violencia de género, la igualdad o la equidad y ninguna administración, si realmente hay esa voluntad, debería considerar que no debe facilitarla en la parte que le corresponda o le sea posible, sin escudarse en pequeños problemas administrativos y más en este caso en el que los usuarios pagarían el coste del servicio y los medios para prestarlo ya existen y no prestarlo sería incluso una infrautilización de esos recursos públicos.

Por lo expuesto solicitamos que se reconsidere la decisión y se permita a los alumnos de bachillerato hacer uso del comedor del centro pagando el coste del mismo.

Arriondas 29 de agosto de 2018

Anuncios